El rejuvenecimiento fraccional no ablativo es una alternativa para remodelar la piel y activar su regeneración de forma mínimamente invasiva para el paciente. El objetivo de este tratamiento es aplicar un láser fraccional no ablativo para provocar de forma controlada una herida en la dermis sin dañar la epidermis, la capa superficial de la piel. De esta forma, bajo una epidermis intacta, se inicia un proceso de curación de la dermis dañada y de remodelación de la piel.

En el mercado, existen varios tipos de láseres que ofrecen este tipo de tratamiento. Sin embargo, Alma ha desarrollado la tecnología Pixel Q Switched, disponible en la plataforma Harmony XL PRO, ALMA-Q y PICO CLEAR, para ofrecer una solución altamente eficaz y la menos invasiva del mercado.

Estímulo del colágeno

Pixel Q-Switched estimula la producción de colágeno nuevo produciendo térmicamente una serie de microheridas en la dermis que activan el proceso de curación de ésta. Estas microheridas térmicas inducen la proliferación de fibroblastos y la generación de colágeno nuevo que provocan una mayor firmeza de la piel (tensado) y una gran mejora en la calidad y la textura de la piel.

Esta estimulación del colágeno provoca:

– Mejora de arrugas y líneas finas
– Mejora de surcos, en áreas complicadas como son los surcos nasogenianos
– Supertensado de la piel
– Mejora de la calidad de la piel en profundidad

6c43ad_c4d1d5dfb00b4138b18337941b5261c2

Los tratamientos con esta tecnología se caracterizan por:

– Sin incapacitación para el paciente. Tras el tratamiento, el paciente puede continuar con su actividad diaria
– Sin dolor. El paciente no tiene sensación de molestia o dolor durante la sesión de tratamiento
– Resultados visibles desde la primera sesión
– Rapidez

 

Set de puntas, de penetración variable.

  • Superficial Plus (25-100 μm)

  • Superficial (100-450μm)

  • Classic (450-750μm)

  • Deep (750 – 1500 μm)

  • Deep plus (1500-2500 μm)

Primer láser para remover tatuajes FRACCIONADO; además, al realizarse mediante el roller, es más rápido.

El láser, mediante ondas acústicas, rompe el pigmento y después el sistema inmunológico del paciente se encarga de eiminar las partículas, mientras se da el proceso de sanado.